Orsai blog post

Vida privada
viernes 15 de abril, 2005

Orsai post

Vida privada
viernes 15 de abril, 2005

Un año viajando en ascensor

Hoy, que la Nina cumple un año, hay que empezar a actuar de otra manera en casa. Tengo la certeza de que, a esta edad, los chicos empiezan a retener en la memoria imágenes por primera vez. Antes (desde el primer día y hasta en undécimo mes) todo lo que ven, lo que oyen y lo que sienten va derechito a la papelera de reciclaje. Pero desde que soplan la primera velita ya empiezan a guardar archivos en la carpeta "subconciente" que son como los temporales de internet: un lugar espantoso donde hay mujeres desnudas y uno no sabe por qué.

Estuve como loco buscando fotos mías de cuando tenía aproximadamente un año, para ver si me acordaba de algo. ¡Y sí, me acuerdo! Eso me dio la pauta de que la Nina, desde hoy mismo, tiene memoria. Ya se lo dije a Cristina hace un rato:

—De ahora en más, nos cagamos a palo en la calle. Ya no podemos discutir enfrente de la criatura —y ella estuvo de acuerdo.

Otro motivo por el que Cris y yo estamos fingiendo felicidad es porque acaban de llegar los abuelos de Mercedes, para el cumpleaños de Nina. Trasca, se quedan hasta fin de mes en casa, lo que provoca que no podamos discutir ni rasguñarnos ni insultarnos con la libertad de siempre.

Hay algo enriquecedor en esta experiencia: estamos descubriendo que, si no discutiéramos tanto, seríamos una familia hasta feliz. Y nos hemos propuesto, una vez que volvamos a estar solos, poner gigantografías de gente en las paredes (como las fotos a tamaño natural que hay en las ópticas), para ver si podemos seguir así, fingiendo que no estamos solos y fingiendo, por ello, que somos felices.

A veces pienso que la felicidad matrimonial consiste en eso: en hacer de cuenta que hay visitas, o en recordar que los hijos oyen y asimilan todo. Puede que no funcione, pero por lo menos vamos a redecorar las paredes, que buena falta les hace.

Cuando yo tenía un año, era muy parecido a la Nina. Y seguramente Roberto y Chichita empezaron a fingir felicidad más o menos por 1972. Lo sé, porque no recuerdo grandes peloteras, ni golpes (por suerte para Roberto, porque mi vieja pega fuerte), ni portazos ni discusiones trascendentales. Miren estas dos fotos. Las acabo de juntar:

La Nina y yo tenemos aquí más o menos la misma edad. Lo que más me ha llamado la atención es qué bien definidos están nuestros sexos y nuesta filosofía de vida: ella, femenina, coqueta, intuitiva y feliz. Yo —en cambio—, masculino, seductor, reflexivo y con un toque existencialista. Encantador, igual que ahora. La raya al costado ambos, las facciones sutiles y egipcias, y en los dos casos posando en sitios de pedigrí: ella en una playa del mediterráneo, y yo en la fuente del club CASI de San Isidro. Fuimos, somos y seremos conchetos: eso me alivia mucho.

Lo he pensado serenamente anoche, y descubrí que tuve una infancia feliz. Llena de libros, de conversación y de juegos. En mi primer cumpleaños mi mamá hizo una torta gigante, de chocolate con duraznos, una torta borracha. Mientras escribo esto, la misma señora está en la cocina de casa haciendo una torta idéntica para mi hija. Eso también me alivia.

El quince de abril del año pasado una enfermera me puso un gorro verde, unas pantuflas de plástico y un delantal de loco, y me mandó a una habitación en la que estaba Cristina haciendo fuerza. Eran las cinco de la tarde, y yo no tenía la más puta idea de lo que me esperaba. Sabía todo, pero era pura teoría. No sabía nada. Media hora después sacaron de alguna parte algo de cuatro kilos, lo limpiaron con una toalla y me lo dieron para que lo llevara a la habitación.

Nina y yo subimos en ascensor, solos. Fueron los tres pisos más largos de mi vida.

Yo la miraba, ella no; ella estaba como estúpida, parecida a Sergio Víctor Palma, con los dedos de las manos arrugados de tanto estar abajo del agua. Entonces, mientras subíamos interminablemente, me vi en el espejo del ascensor. Me miré a los ojos y bajé la vista a lo que tenía en los brazos. El ascensor seguía subiendo. Entonces nos vi, nos vi a los dos. Mi cara no era de alegría, era de milagro. Lo primero que le dije a Nina (yo sé que ella no se acordará de esto) fue: "Tranquila, nena, la vamos a pasar bárbaro".

Ahora, en un rato, hará un año de aquel viaje en ascensor. Ahora ella empieza a entender, de a poco, los vericuetos de su vida. (Las personas que tienen por lo menos un diente ya entiende casi todo). Ya pasamos trescientas sesenta tardes, ya apareció un diente, ya conoce la posición vertical, ya se reventó la cabeza contra el suelo y lloró, y le salieron chichones, ya se sabe la historia de Manuelita, ya se ríe con mis caras.

Mientras escribo este último párrafo, Chichita está en la cocina con la torta; Cris está a punto de llegar del trabajo; Roberto y Nina juegan en el comedor; Barcelona se puso las pilas y nos da un día de otoño, un día mercedino. Suena musiquita en toda la casa. Creo que me queda aire para inflar media docena de globos para la noche. Y pienso que sí, que por el momento es verdad la promesa que le hice a Nina en el ascensor. La estamos pasando bárbaro.

Hernán Casciari
viernes 15 de abril, 2005


Un año viajando en ascensor

por Hernán Casciari

Hoy, que la Nina cumple un año, hay que empezar a actuar de otra manera en casa. Tengo la certeza de que, a esta edad, los chicos empiezan a retener en la memoria imágenes por primera vez. Antes (desde el primer día y hasta en undécimo mes) todo lo que ven, lo que oyen y lo que sienten va derechito a la papelera de reciclaje. Pero desde que soplan la primera velita ya empiezan a guardar archivos en la carpeta "subconciente" que son como los temporales de internet: un lugar espantoso donde hay mujeres desnudas y uno no sabe por qué.

Estuve como loco buscando fotos mías de cuando tenía aproximadamente un año, para ver si me acordaba de algo. ¡Y sí, me acuerdo! Eso me dio la pauta de que la Nina, desde hoy mismo, tiene memoria. Ya se lo dije a Cristina hace un rato:

—De ahora en más, nos cagamos a palo en la calle. Ya no podemos discutir enfrente de la criatura —y ella estuvo de acuerdo.

Otro motivo por el que Cris y yo estamos fingiendo felicidad es porque acaban de llegar los abuelos de Mercedes, para el cumpleaños de Nina. Trasca, se quedan hasta fin de mes en casa, lo que provoca que no podamos discutir ni rasguñarnos ni insultarnos con la libertad de siempre.

Hay algo enriquecedor en esta experiencia: estamos descubriendo que, si no discutiéramos tanto, seríamos una familia hasta feliz. Y nos hemos propuesto, una vez que volvamos a estar solos, poner gigantografías de gente en las paredes (como las fotos a tamaño natural que hay en las ópticas), para ver si podemos seguir así, fingiendo que no estamos solos y fingiendo, por ello, que somos felices.

A veces pienso que la felicidad matrimonial consiste en eso: en hacer de cuenta que hay visitas, o en recordar que los hijos oyen y asimilan todo. Puede que no funcione, pero por lo menos vamos a redecorar las paredes, que buena falta les hace.

Cuando yo tenía un año, era muy parecido a la Nina. Y seguramente Roberto y Chichita empezaron a fingir felicidad más o menos por 1972. Lo sé, porque no recuerdo grandes peloteras, ni golpes (por suerte para Roberto, porque mi vieja pega fuerte), ni portazos ni discusiones trascendentales. Miren estas dos fotos. Las acabo de juntar:

La Nina y yo tenemos aquí más o menos la misma edad. Lo que más me ha llamado la atención es qué bien definidos están nuestros sexos y nuesta filosofía de vida: ella, femenina, coqueta, intuitiva y feliz. Yo —en cambio—, masculino, seductor, reflexivo y con un toque existencialista. Encantador, igual que ahora. La raya al costado ambos, las facciones sutiles y egipcias, y en los dos casos posando en sitios de pedigrí: ella en una playa del mediterráneo, y yo en la fuente del club CASI de San Isidro. Fuimos, somos y seremos conchetos: eso me alivia mucho.

Lo he pensado serenamente anoche, y descubrí que tuve una infancia feliz. Llena de libros, de conversación y de juegos. En mi primer cumpleaños mi mamá hizo una torta gigante, de chocolate con duraznos, una torta borracha. Mientras escribo esto, la misma señora está en la cocina de casa haciendo una torta idéntica para mi hija. Eso también me alivia.

El quince de abril del año pasado una enfermera me puso un gorro verde, unas pantuflas de plástico y un delantal de loco, y me mandó a una habitación en la que estaba Cristina haciendo fuerza. Eran las cinco de la tarde, y yo no tenía la más puta idea de lo que me esperaba. Sabía todo, pero era pura teoría. No sabía nada. Media hora después sacaron de alguna parte algo de cuatro kilos, lo limpiaron con una toalla y me lo dieron para que lo llevara a la habitación.

Nina y yo subimos en ascensor, solos. Fueron los tres pisos más largos de mi vida.

Yo la miraba, ella no; ella estaba como estúpida, parecida a Sergio Víctor Palma, con los dedos de las manos arrugados de tanto estar abajo del agua. Entonces, mientras subíamos interminablemente, me vi en el espejo del ascensor. Me miré a los ojos y bajé la vista a lo que tenía en los brazos. El ascensor seguía subiendo. Entonces nos vi, nos vi a los dos. Mi cara no era de alegría, era de milagro. Lo primero que le dije a Nina (yo sé que ella no se acordará de esto) fue: "Tranquila, nena, la vamos a pasar bárbaro".

Ahora, en un rato, hará un año de aquel viaje en ascensor. Ahora ella empieza a entender, de a poco, los vericuetos de su vida. (Las personas que tienen por lo menos un diente ya entiende casi todo). Ya pasamos trescientas sesenta tardes, ya apareció un diente, ya conoce la posición vertical, ya se reventó la cabeza contra el suelo y lloró, y le salieron chichones, ya se sabe la historia de Manuelita, ya se ríe con mis caras.

Mientras escribo este último párrafo, Chichita está en la cocina con la torta; Cris está a punto de llegar del trabajo; Roberto y Nina juegan en el comedor; Barcelona se puso las pilas y nos da un día de otoño, un día mercedino. Suena musiquita en toda la casa. Creo que me queda aire para inflar media docena de globos para la noche. Y pienso que sí, que por el momento es verdad la promesa que le hice a Nina en el ascensor. La estamos pasando bárbaro.

Hernán Casciari
viernes 15 de abril, 2005


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


 Krusty
11/03/2016 a las 18:50
Es la primera vez que comento
Me emociono leer esta historia, más allá de que la situación familiar sea muy distinta hoy en día.
Tengo una beba de 9 meses y comparto mucho de las historias que contaste de esa época
Muchas Gracias Hernán.
 Natalia Garcia
21/02/2013 a las 16:15
No se como llegue acá la verdad, pero que bueno que pasara!.
Estoy en mi lugar de trabajo, y desde hace un tiempo Orsai es mi compañía de cada mañana. Hoy una vez mas me hiciste emocionar.. Gracias!!
marcela
19/07/2005 a las 19:02
Felicitaciones a la Nina y a los papás, un tierno relato de la paternidad.
mardeveintos
17/05/2005 a las 19:38
me hiciste emocionar!!!
Saludos desde Roma, M.
Deby
30/04/2005 a las 19:35
hola, te deseo muchas felicidad, me emocionaste con lo que escribiste y la forma en que lo escribiste; excelente. Espero que haya sido un dia maravilloso y te deseo a vos y tu familia muchisima felicidad.
Deby, desde lejos tambien...
Laura
25/04/2005 a las 22:58
esperá a que tenga 14 o 15, y las fotos que vas a poner al lado serán las de la madre...no te ilusiones...Salú Hernán por tu "padridad" cumpliendo un año con Nina(por cierto , así se llama la hija de una amiga que hoy tiene 17 años, no es un nombre muy común y qué lindo que es!)
Mercedes
19/04/2005 a las 01:05
Que bello texto Hernan, tanbien nosotros la pasamos barbaro leyendo tus hermosas emociones.
Felicidades.
Jo
18/04/2005 a las 17:12
La mejor promesa que puede un padre hacerle a su hijo la primera vez que lo ve. ¿Qué le va a prometer si no? Celebro que, un año después, la Nina esté pasándolo bárbaro.

Un abrazo.
el manaba
18/04/2005 a las 05:05
Emocionante el post Hernan, feliz cumple a la Nina, no tengo hijos, pero si una sobrina de 6 meses que es la alegria de toda la familia. Un abrazo.
QuiMeRa
18/04/2005 a las 02:43
A pesar que tu post me emociono bastante, lamento decirte, que los niños ya de muy pequeños empiezan a guardar en Mis documento la mayoria de la informaciòn. Ya en la panza, empieza a grabar los sonidos, como por ej. la voz de la madre, que cuando ha nacido es lo primero que la calma.Asi que lo mas probable es que haya guardado varias cosas que no querias.

Saludos.

Tenes una hija hermosa!!!!
marcos
17/04/2005 a las 09:12
felicidades a los tres y que lo disfruten
Hazel
17/04/2005 a las 03:29
Pues... mmm... feliz cumpleaños nina! un añazo ya! :D jajaja total... y ahora comportarse delante de ella... que ahora retiene mas datos que las cajeras del mercadona ^^
Big Brother
17/04/2005 a las 03:29
que pasaria si alguien posteara en orsai un mensaje de 5508 letras, en 5508 lineas, o lo que es lo mismo, 94 paginas de microsoft word??

es que no hay manera de evitar a estos cretinos?
un saludo
Big Brother
17/04/2005 a las 03:08
bonitas fotos.
y felicidades a nina por su primer cumpleaños.
ciao
Abril
16/04/2005 a las 21:47
jaa..me encantó eso de "un lugar espantoso donde hay mujeres desnudas..."
Felicitaciones por el "añito"..
AM
16/04/2005 a las 19:02
a veces parece que fuerai humano. La única güeá que nos covierte en máquinas de cursilería es el amor, el de papás o el otro, también.
Sin duda tu hija merece que sus padres y abuelos descorchen un buen vino (chileno, naturalmente).
Ese tipo de felicidades no usan pasaporte.
Eres un pesao de sangre pero a las finales, socito, somos todos iguales
... y adoramos a nuestras crías
Felicidades x eso
Giancarlo
16/04/2005 a las 17:36
Felicidades Nina, que pases un lindo año, y felicidades a ti Hernán x tener una niña tan preciosa.
PatoMusa
16/04/2005 a las 16:57
Feliz Primer Cumpleañitos, Nina!
Y saludos a la familia Casciari en pleno.

Besotes!

(¿por qué será que los hijos se parecen siempre a los padres?)
Vitorio
16/04/2005 a las 16:50
Me gustó mucho lo que escribiste.
Feliz cumple a todos!
16/04/2005 a las 16:10
Tenía razón Anika en que eras igualito a Nina. Feliz cumpleaños y que se la sigan pasando bárbaro.
Max
16/04/2005 a las 12:28
Hernan:
te de deseo muchas felicidades como esta(gracias Dios), con vos como padre de seguro tendrá una buena educación.
Recuerdo a una gorda mercedina, que prometió volver a escribir, contactala please, estaría lindo saber como vive el primer año de su nieto.

un abrazo, chau
Sergio Gonzales
16/04/2005 a las 11:09
Mas que el amor con la primera hija o hijo, lo que mas lo va a derrotar sera los amores del ultimo hijo. El concho es lo que verdaderamente remueve el corazon. No digo que los demas hijos no lo jalen a uno, pero el ultimo, (o sobre todo, la ultima) es al que siempre tendremos en el pensamiento. Se lo digo Yo, que ya tengo cuatro (¡ parece increible!).

Aparte de ello, como siempre es Ud. un MAESTRO, Sr. Casciari
Carlos
16/04/2005 a las 07:27
Hola Hernan, yo nunca comento ningun post, aunque los leo a todos...(debo ser una lacra apestosa que no reconoce con un gracias un buen trabajo cuando se debe...) Me da gusto que estes de vuelta. Felcitaciones a tu hija por haber cumplido su primer año, y que cumpla muchos mas! Como cambio el mundo, desde la foto esa en la fuente a la foto de nina. Tu foto sugiere que tu sra. madre te llevaba de la mano mientras paseaban y dijo para dentro: "que fuente mas bonita", acto seguido detiene la marcha, saca un peine y reordena cada pelo de te cabeza para buscar la raya al costado perfecta. Cuando consigue esto, saca un pañuelo y le agrega un poco de saliva para quitar cualquier manchita del rosto (nadie duda ya a este punto las propiedades limpiadoras de la saliva humana), acomoda el cuellito de la camisa, y te sienta en la fuente... La foto la saca probablemente tu padre, mientras tu madre, a su lado, te mira con una sonrisa de oreja a oreja, pero vos la entendes como:"si sacas la lengua o haces caras, te remacho el culo a patadas", por lo que vos pones tu mejor cara de procer argentino. Y nada de "Quedate, Quedate que te saco otra por las dudas..." en esa epoca no se conocia esa frase... En cambio la foto de Nina es mas de "Papa baboso que se compro una memoria de 128Mb para la camarita" antes no se sacaban fotos parados en la mesa, con el chupete colgando... Ni 60 fotos en una tarde... "mira hernan, como agarra la cartera, ya es toda una dama" mientras los baberos cumplian su funcion. Cambio mucho este mundo, mucho. ¿Par bien? ¿Para mal? No se. Lo unico que no cambio es el amor de un padre hacia su hijo, y brindo por eso. Larga vida al clan Casciari. (asombroso el parecido, 2 gotas de agua)
Alfredo
16/04/2005 a las 04:22
!Felicidades!, dale un achuchón de mi parte a la cría cuando puedas, un poco menos y nace en el aniversario de la República, sería algo más para celebrar...
 olo mosquera
16/04/2005 a las 00:49
¡Argentí!
16/04/2005 a las 00:21
Muchas felicidades a Nina, a sus padres y también a sus abuelos. Creo que todos los que comentamos en Orsai tenemos una sincera alegría ante este suceso. ¡Feliz cumpleaños!

Con respecto al tema de la "carpeta" subconsciente y la "carpeta" consciente creo que la primera empieza a funcionar mucho antes del primer año y la segunda cuando se comienza a tener cierto manejo del idioma (català? castellà?).
Limburgo
15/04/2005 a las 23:07
Felicidades a los tres. Que sigais disfrutando de tardes preciosas y de tanto cariño como os mereceis. Besos.
 Maruh
15/04/2005 a las 22:55
Es ariana divina como yo! jaja
Ke lindas las fotos, y ke lindo relatas las cosas, da gusto leer.
La verdad ke si, fingiendo dia a dia ke uno es feliz para ke la gente ke nos rodea lo krea asi, suele ser un principio para llegar finalmente a kreernoslo nosotros mismos y autodenominarnos felices. Hoy viajaba en el tren y miraba una nena ke estaba a upa d una señora, era demasiado obvio ke era la madre, tenian la misma boka, la misma nariz, y kise imaginarme como seria el padre con solo verle los ojos y el color del pelo, ke no eran para nada parecidos a los d la madre.
Cdo veo fotos d mi vieja cdo tenia mi edad, asusta ver lo ke me parezco a ella, mas alla d darme cuenta ke se me pegaron tantos vicios, tantos miedos, tantas seguridades aparentes (a simple vista, porke realmente no tengo casi ninguna seguridad). Uds dos se parecen muchisimo.
Pero sabes ke?, yo no me acuerdo d nada d cdo tenia un año.

(me excedi, perdon)

Besos
Adriana Maya
15/04/2005 a las 22:38
Felicidades a NINA y a todos, pero especialmente a Hernán y Cris, sobre todo por el ejemplo que dejaran en la memoria de Nina desde ahora. Una pareja, es más allá de todo, el origen y destino de nuestra prolongación, la concepción de la vida y de su permanencia en este mundo, no puede ser sólo el arbitrio donde decidimos recostar serena o apapachablemente nuestros cuerpos y miradas. Una pareja, es el amor que hace llegar las sonrisas de Nina y le da lugar a la existencia de los besos que apenas caben en cada una de sus manitas.

Muchos besos......
Maye
15/04/2005 a las 22:02
FELICIDADEs!!!!!!!!!!!!! a Nina primero por existir y ser una nena preciosa.. a los papas por sentirse orgullosos de esa nena y a los abuelos por ser consentidores como todos los abuelos..
Hernan tocaste las fibras mas sensibles que un ser humano puede tener.. el >AMOR DE PADRE....yo tengo 4 nenes y son el motor de mi vida..
Saludos a todos..
Maye
walquiria
15/04/2005 a las 21:56
Querida NINA:
FELIZ 1 AÑITO!!!!
Me alegra que puedas conocer tus abuelos de Mercedes!!! Veo que llegaron bien, ya que Chichita està en la cocina preparando la torta!!
Que lindo serìa poder estar todos allà, pero una cosa era cargar la kombi e ir a Mercedes a festejar los cumpleaños, comuniones etc. y otra muy distinta (y dificil) es llenar un 707 y partir rumbo a Barcelona.- De todas maneras todos estamos con Uds. con el corazòn soplando esa única velita de la torta.-
Cariños a todos, y espero que Chichita y Rob puedan disfrutar al màximo la nieta!!!
Cariños
Walquiria
(la Tia Abuela Ingrid)
La tía Romu
15/04/2005 a las 21:47
¡Quiero Torta!

¡Un beso grande para la cumpleañera!
Pj
15/04/2005 a las 20:28
Hola Hernán, ¿todo bien?. Estamos pensando en alguna sugerencia más que queremos pedirte. Tranquilo, tendras noticias.
DudaDesnuda
15/04/2005 a las 20:23
¿Viste? A veces la felicidad se puede tocar y hasta es grandioso dejarse manosear por ella.

Felicidades para esa princesa que te cambió la vida y que te la seguirá cambiando. Te aconsejo anticonceptivos en el tanque de agua desde ahora.

Besosssssss y gigantografías!!!
leo
15/04/2005 a las 20:23
me hiciste emocionar, boludo
pecadora
15/04/2005 a las 19:27
Tiene razón Anika en su primer párrafo! Hernán dejá de mentir! (Aunque si fuera así dejarías de escribir....)

Mil besos para Nina en su primer cumple, de sus numerosos tíos cibernéticos!

Y felicitaciones a toda la familia allí reunida.

Cariños
Anika
15/04/2005 a las 18:50
¡¡Felicidades, Nina!!

Ja! "masculino, seductor, reflexivo y con un toque existencialista", espera que se me pase la risa y continúo....

Me acuerdo mucho de hace un año, cuando andábamos por aquí un día sí y otro también preguntando si ya había nacido la Nina... y cuando pusiste la primera foto, y cuando apareció la familia, y tú, Cristina y la peque estabais en la clínica aún, y los lectores acabamos hablando con los abuelos, los tios, los amigos... así todos juntos, qué lindo fué.

Un beso grande.
Noritza
15/04/2005 a las 18:48
Alguien quiere una cuenta de Gmail???
Tienen 2 giga gratis y van solo por invitación. Escribanmé sin problema
Noritza
15/04/2005 a las 18:47
Mi hijita está por cumplir dos años... Y no sabés cómo te entiendo...
En cuanto a las discusiones de la pareja, te cuento mi experiencia: mi marido y yo tenemos un caracter fuertísimo ambos. Pero nos propusimos no discutir, no pelear, no insultar, porque descubrimos que es muy dificil encontrar al amor de tu vida para darse el lujo de malograrlo.
Y te aseguro que se vive más feliz, en paz, en armonía. Las cargas, las rutinas de cada día o los grandes problemas se sobrellevan mucho mejor.
Y los chicos crecen más lindos!!!
Un beso y feliz cumple para Nina!!!!
15/04/2005 a las 18:31
Ahora: todos los padres somos los mismos pavos. Yo hice exactamente lo mismo con una foto mía y de Raisa, y la regué por mail. En fin.

(Yo quiero mañana en la página un mp3 de Chichita, para saber cómo es la voz de la señora de Bertotti.)
El Angel Gris
15/04/2005 a las 18:24
Ahora viene la etapa de la complicidad ppadre-hija, llevada a la máxima ponencia. Felicidades

Bernardo: Si
15/04/2005 a las 18:20
¿A todos nos habrán puesto esos pantaloncitos cortos putetes?
Leandro de B.
15/04/2005 a las 18:12
Como no... Feliz cumpleaños.
La verdad es que no sé que más decir. Una cosa es comentar la moraleja o el sentido de un cuento de ficción de los tuyos (que si no te lo dije, me fascinan) o sobre algo relacionado y otra muy distinta comentar algo sobre un relato tan íntimo de personas de verdad. No sé, igual hubiera sido mejor no poner nada, pero es que me he sentido incómodo leyendote hoy. Casi como un mirón. Igual fue porque soy nuevo aquí y no te conozco apenas, ni a tí ni a tu familia, como el resto de los lectores y no tengo vuestra complicidad.
No he pretendido ser aguafiestas, de verdad, y si lo fui discúlpame...
Felicidades Nina, para tí y tu familia. Como no.
 Interior
15/04/2005 a las 17:31
¡Troesma!, sabes que con mi primer hijo me paso lo mismo, exactamente igual en el ascensor, nada mas que yo le dije "Tranqui hijito, ya llegas a la Teta", por que me gritaba como loco, y fue en aumento, ahora ya ni me grita, después de 10 años, me faja.
Y felicidades para la Nina, mi hija cumple hoy sus 6 añitos, falta poco para que entre al convento.
JEGC
15/04/2005 a las 17:28
Es increible lo rápido que pasa un año!
Feliz cumpleaños Nina !!
lalodelce
15/04/2005 a las 17:18
Sapoverde tu yuuuuuuuuuuuu!!!!!!
Aunque sea saca foto de la torta (slurp!)
Becho y abacho para la Nina.
Facundo
15/04/2005 a las 17:01
Felicidades!!!
Una historia realmente muy linda, Hernán. Es increíble como nos cambia la vida un hijo...

Nuevamente FELIZ CUMPLEAÑOS!!

Felicidades a los abuelos también!!

Facundo
 MULTI
15/04/2005 a las 16:38
Feliz cumple Nina, felicidades Hernán.
Una cosita más, ayer me enteré q voy a ser padre...no lo puedo creer, toy chocho!!!
Roberto A.
15/04/2005 a las 16:21
Momentos grabados para siempre. El corazón latiendo a mil. Estaba ahí cuando nació mi primer hijo, también para el segundo. Un día los miras y entiendes que son prestados por la vida. Manejan el ascensor solos y mejor que tú.
Y estás feliz.

- Felicidades Hernán, para los tres -
Anony mouse
15/04/2005 a las 16:01
Ah, me olvidaba. Felicidades para vos también, ché!!
XavMP
15/04/2005 a las 15:59
Muy bueno HC, felicidades.
Mi hija está por cumplir los 2 y viví con ella todas estas cosas. No hay como ser padre y encontrarte por primera vez con tu hijo.
¿Para cuando el segundo?
Anony mouse
15/04/2005 a las 15:55
Muchas felicidades para toda tu familia, y especialmente para Nina.
Johanne
15/04/2005 a las 15:49
Felicidades a Nina,
Felicidades a los babosos Cris y Hernan.

Yo tambien quiero torta... quedó algo?
José Luis
15/04/2005 a las 15:46
Muchas felicidades a la Nina. ¡Guárdennos algo de esa torta a los que escribimos en este armarito!
nariCa
15/04/2005 a las 15:40
que lindo! NIna cumple los años igual que yo!!! que emocion, una ariana de pura cepa... ya vas a ver el caracter divino que va a tener la guachita!!!
Feliz Cumple Nina !!
Patri
15/04/2005 a las 15:20
Felicidades a todos, empezando por la Nina.

Hernán, límpiate la baba, que llega hasta aquí ;)

Besos!
nashira
15/04/2005 a las 15:17
:')

¡felicitaciones!
Hugo
15/04/2005 a las 15:16
Feliz cumpleaños entonces para Nina...
Respecto a que te veías masculino y seductor al año... bueh. Ya sé que la foto es en blanco y negro, pero no sé porqué se me hace que la camisita que tenías puesta era rosada con manchitas blancas...
Miriam
15/04/2005 a las 15:11
Felicidades!
Ginger
15/04/2005 a las 15:10
¿Masculino, seductor y reflexivo? ¡Caramba, que épocas aquellas!.

Ya le dejé besos a la Nina por todos lados, pero de algo estoy segura: cuando crezca y se acuerde de su primer año, va a estar feliz de los padres que le tocaron.
¡Y otro beso para Cris que fue la que hizo el esfuerzo!
 danicelma
15/04/2005 a las 15:08
buenisimo, yo también soy papá nuevo y de una nena! hay que ver que me espera para su primer año! Felicidades a Nina y Felicidades a los dos papás chochos!
ines
15/04/2005 a las 15:06
felicidades!!!!!!!
me parecio muy tierno lo que escribiste.
Nina , feliz cumple!!!