Orsai » Revista

Número 02, Crónica narrativa

Postales de Burning Man

▣ Escribe Gustavo Faigenbaum
▣ Ilustra Gerry Garbulsky

Una vez por año, en medio del desierto yanqui, se junta la gente más variopinta para construir una ciudad en donde todo vale, menos el dinero y la violencia. ¡Ah, qué belleza!

Tengo en mis manos un vaso de absenta, una bebida alcohólica de sabor similar al anís que estuvo de moda en Francia a finales del siglo XIX y principios del XX. La absenta fue especialmente popular entre quienes militaban en el movimiento surrealista, quizás a causa de los efectos alucinógenos que provoca cuando se consume en exceso. La bebida está prohibida en Estados Unidos; sin embargo es allí donde me encuentro: en un bar de la ciudad de Black Rock, ubicada en el medio del desierto del mismo nombre, al norte del estado de Nevada.

El precario bar está construido con cañas, tablones de madera y papel; el piso es de arena. Solamente se sirve absenta casera fabricada por los responsables del establecimiento, nada más. El líquido que llena mi vaso es de un color lila claro, que no guarda relación con el supuesto sabor albahaca que declaró la moza. El menú, escrito en una pizarra, incluye otras coloridas opciones: durazno, kiwi, leche, sandía, perejil y apio.

Hay mucha gente y la conversación es animada. Acabo de terminar de discutir sobre Hegel con un chico que va al college en California. Cuando entran clientes, la moza pregunta “are you thirsty?” y llena los recipientes sin esperar respuesta. Muchos parroquianos traen sus propios vasos y jarritos; otros usan las pequeñas copas de vidrio que ofrece el bar. La absenta se regala a todo aquel que cruza la puerta, ya que en esta ciudad de diseño circular y cuarenta mil habitantes fundada hace tres días no se admite el uso de dinero, sino que impera una economía del don: los bienes y servicios circulan gratuita y generosamente. Django Reinhart suena en los parlantes. El bar queda en la intersección de las calles Anxious y 7:30.

Ahora estoy hablando copa en mano con una hermosa mujer norteamericana, pecosa, morocha y de pelo lacio, vestida con un atuendo del siglo XVIII. Tras enterarse de que vengo de Argentina, me cuenta que es sobrina del almirante Massera. El trago se me sube a la cabeza y le digo algo así como: si los torturadores cayeran desde un helicóptero en un mar de absenta, antes de ahogarse podrían unir sus lenguas bífidas en una gran ronda eléctrica, entrar en fase y enterarse de que sus cuerpos son banderines de papel. Ella tira mi vaso al piso, me abraza y me besa. Cierro los ojos durante ese beso largo y húmedo, y entiendo que me besa para mostrarme que el mar de absenta está en su boca, y me entretengo nadando un rato entre la marejada. Afuera es de noche, es el desierto, y hay una tormenta de polvo seco y negro, y yo soy un extranjero, pero adentro todo es cálido y húmedo. Me parece bien que me abracen; me están consolando de una tristeza que no sé de dónde viene.

En 1986, un grupo de amigos se reunió en Baker Beach, San Francisco, para tallar en madera una escultura de un hombre de casi dos metros y medio de altura; una vez completada la obra, la quemaron. Los muchachos la pasaron bomba y decidieron repetir el evento todos los años. Con cada nuevo encuentro fue creciendo el número de asistentes así como la altura del hombre de madera, que en 1990 llegó a los doce metros. Ese año, la fiesta adoptó oficialmente el nombre de “Burning Man”, se trasladó al desierto de Black Rock, en el estado de Nevada y asistieron unas cien personas.

La Sociedad de la Cacofonía, integrada por artistas e intelectuales de San Francisco, ayudó a publicitar el evento, que también empezó a difundirse de boca en boca y a través de la incipiente internet. En 1995 asistieron cuatro mil personas y en 2010, llegaron a cincuenta mil. Ese año, el hombre de madera tuvo treinta y dos metros de altura.

Y así es que cada doce meses y durante una semana, una multitud se da cita en el desierto de Black Rock con el objeto de edificar una urbe consagrada a diez principios fundamentales:

1. Inclusión: todos pueden participar.

2. Economía del don: los participantes de Burning Man se dedican a regalar generosamente lo que tienen a los demás sin esperar nada a cambio.

3. Desmercantilización: el evento no tiene patrocinadores y no se admite publicidad. Si llevás una remera que tiene un loguito de Nike, te piden que lo cubras.

4. Supervivencia: aguantar una semana en el desierto no es fácil. Hay que tener algo de esta-do físico y poder prescindir de unas cuantas comodidades.

5. Auto-expresión radical: cada uno muestra a los demás las cosas que le gustan y sabe hacer. Así, mientras uno recorre las calles de Black Rock City es invitado a presenciar shows de magia, recitales de poesía y conciertos de piano. También puede recibir clases de matemática avanzada o de capoeira, y disfrutar de un buen masaje o de un enema de café (en este último caso se solicita al beneficiario traer su propio equipo “enemático”, por una cuestión de higiene).

6. Esfuerzo colectivo: en Burning Man cada uno está colgado de su propia palmera, pero todos ponen su granito de arena para cuidar la fiesta. En cada campamento, la gente se pone de acuerdo para cocinar y para lavar los platos; si hay un escultor que necesita ayuda para completar su obra no faltan manos que colaboran; siempre aparecen los voluntarios cuando hay que limpiar un campamento o levantar una estructura.

7. Responsabilidad cívica: ilustramos este punto mencionando que todos cuidan los baños químicos para que puedan ser usados durante los siete días de la fiesta. Nadie tira basura al piso. No hay robos ni violencia. Esto contradice el sentido común de cualquier periodista de telediario, ya que el público consume alcohol y drogas, y hay pocos agentes del orden. Burning Man es un prodigio de amor, buena onda y tolerancia.

8. No dejar rastros (leave no trace): de un modo obsesivo y fanático se apunta a que, cuando se desarme la última carpa, el desierto quede exactamente igual que antes del festival. Ni un papelito volando por ahí, ni una mínima mancha de aceite en el piso.

9. Participación: no vale ser espectador, hay que jugarse y meterse en las actividades.

10. Inmediatez: para vivirla hay que estar. Estar en el medio de una serpiente de metal gigante que arroja fuego por la boca; estar en una marcha a favor de los conejos (bunny power) o en una reconstrucción exacta de una batalla de La Guerra de las Galaxias.

Entonces, ¿qué es Burning Man? Quienes hemos estado ahí sabemos que no es fácil explicar de qué se trata todo esto. Hay tantas versiones de esta fiesta como burners o visitantes.

La ciudad tiene un diseño circular con avenidas concéntricas. Hay distintos barrios, y dentro de ellos cientos de campamentos organizados por afinidades temáticas. Uno de mis favoritos es el “Barbie Death Camp & Wine Bistro”, un campamento que funciona también como campo de exterminio de barbies. Las muñecas están por todos lados, mutiladas, sangrantes, ahorcadas, colgando todavía de las sogas. Como asistí al festival con mi esposa y mi hija de dos años y medio, levantamos nuestra carpa en Kids Ville, el barrio donde paran las familias con chicos. Allí me hice amigo de algunos personajes interesantes: David, un exitoso ingeniero de software en Oracle, que a los cuarenta años decidió que en realidad le interesaba el Derecho y largó todo para estudiar abogacía. Llevó a Burning Man unos tubos de gas de dentista para compartir; Rita, una cantante de ópera que nos deleitó con su interpretación de Tannhäuser, de Wagner; Nick, psiquiatra de San Francisco que practica terapias con drogas psicodélicas, quien también se mostró generoso a la hora de convidar a sus vecinos algunos cócteles especialmente diseñados para el festival; Laura, una lesbiana algo excedida de peso, que vino con su pareja y sus hijas. Solía pasearse desnuda por el campamento, con su cuerpo totalmente pintado de violeta. Su carpa era una especie de jardín de infantes, organizaba juegos y les contaba cuentos a los chicos de los vecinos; Rob, que se subía al capó de su camioneta para declamar poesía sufí, desnudo, y regalaba porciones de arroz con mango a quienes pasaban por su lado; y John, escritor de guiones de películas para Hollywood. Ya vendió cinco, pero los estudios solo compran el derecho de filmarlas, para luego decidir si se embarcan en el proyecto. Hasta ahora, ninguna de sus películas ha visto la luz. A mí me parece el trabajo ideal, sin embargo él se siente frustrado con la perspectiva de que su público esté compuesto exclusivamente por los miembros del board de Universal o Miramax.

En la mitad del Kids Ville había una gran cama elástica redonda, rodeada de tules y disfraces para los pibes, que mi hija gastó durante horas. A mi mujer y a mí nos hacía mucha gracia la normalidad con la que nuestra hija se tomaba todo ese universo delirante. Después de todo, la gente era cordial y las otras nenas la invitaban a jugar. Las personas desnudas o las esculturas gigantes no le llamaban la atención, pero de pronto podía detenerse fascinada frente a una señora con un vestido de lentejuelas, que sí ameritaba un “wow!” de su parte.

En las comedias románticas gringas, cuando el galán se va con otra, la chica aguanta la depresión clavándose medio kilo de helado mientras llora y ve películas viejas en la tele. El helado siempre es de la afamada marca Ben & Jerry’s. Ben y Jerry son los fundadores de la fábrica, unos señores que comenzaron a vender helados en 1977 luego de haber aprendido el oficio a través de un curso por correspondencia. Ellos han sido empresarios muy exitosos a la vez que hippies impenitentes, y siempre se han situado a la izquierda del espectro ideológico yanqui; son dueños de un imperio y militantes progres que sistemáticamente pusieron a diversas causas sociales y ambientales por encima de sus negocios.

Un día de mucho calor en el desierto de Black Rock se corrió la voz de que en Central Camp alguien estaba regalando helado. Fuimos de inmediato. Seis personas habían venido con un par de vans, habían puesto unos tachos de helado sobre tablones, y estaban convidando cucuruchos a la multitud. No eran patrocinadores, no estaban haciendo marketing, no había nada que delatara la marca del helado. Repartieron doce mil bochas; la mía fue de chocolate. Después me contaron que el viejo gordito que me sirvió mi cucurucho era Ben.

En Burning Man un día te levantás y consultás las actividades programadas en una guía enorme que te dieron al registrarte. También revisás la Black Rock Gazette, un diario que se edita durante los siete días del festival. Hay miles de opciones; marcás con un lápiz los eventos que llaman tu atención. Seleccionás un par para la mañana, otros tres para la tarde. Desayunás y empezás a caminar por la ciudad. No importa lo que hayas programado: por suerte, no vas a llegar a destino. Algo más interesante que los eventos elegidos va a desviar tu atención.

A la noche, después de haber conocido mucha gente y haber estado metido en muchas situaciones extrañas, te sentás en un sillón rojo bien acolchadito. Corre una brisa fresca del desierto. Enfrente tuyo hay una escultura gigante de un corazón. En el pecho te pusieron un micrófono que amplifica los sonidos de tus latidos. El equipo posee unos bajos de puta madre; el bombeo resuena como los pasos de un gigante atravesando un corredor vacío, o como los martillazos de Víctor en El hombre de al lado. Los latidos también activan un sistema de antorchas que reciben cargas de combustible, en sincronía con tus latidos y con otro mecanismo que hace vibrar tu sillón. Estás dentro de tu propio corazón. Lo percibís a través del oído, la vista (las luces de las antorchas), y el tacto (la vibración del sillón, el calor del fuego).

No querés irte a dormir todavía, así que te trasladás a otro sector de la ciudad en algún vehículo mutante, diseñado por algún grupo de artistas plásticos, porque sí. Por ejemplo, te tomás el barco pirata que recorre el desierto sobre ruedas, impulsado principalmente por el viento que pega en sus velas. O quizás te invitan a pasear en un autito eléctrico de chasis redondo, camuflado de torta de chocolate, o en un camión que parece salido de una escena de Blade Runner y lleva a cincuenta personas bailando adentro.

Llegás a una de las tantas discos construidas para durar una semana; todas serán desarmadas o destruidas luego del evento. Estás invitado a todas; en ninguna cobran entrada; en todas alguien te convida un trago. Flasheás con una que tiene música japonesa y rayos láser. La gente despilfarra sus fortunas personales en construir esos boliches fantásticos en la mitad del desierto, solo porque son hermosos, solo para celebrar.

O, quizás, decidís visitar una vez más tu bar favorito, en el que solo se sirve absenta.

El cuarto día del festival nos tocaba a los habitantes de Kids Ville ofrecer un espectáculo en el escenario central. Por suerte no había mucha gente mirando. Yo me había ofrecido a cantar un tema de Wilco; lo había practicado el último par de días con una guitarra prestada. Pero no estaba convencido de lo que iba a hacer, y tenía miedo de desafinar. Una nena de unos diez años, de la única familia negra de Kids Ville, abrió nuestro segmento y nos hizo quedar más que bien: se calzó la guitarra y tocó el blues “Stray Cat Strutt”, de los Stray Cats. La descosió y fue ovacionada. Después arrancó con Here, uno de mis temas favoritos de Pavement, que empieza diciendo (traduzco):

“Estaba vestido para triunfar / pero el éxito nunca llega. / Y soy el único que se ríe / de tus chistes, cuando son malos. / Y tus chistes son siempre malos. / Pero no tan malos como esto. / Vení, unite a esta plegaria. / Estaremos esperándote donde todo termina: acá. / Gastemos los últimos veinticinco centavos al azar. / Bajemos al outlet una vez más”.

La canción presagiaba mi fracaso, revelaba que yo estaba vestido para triunfar pero iba a hacer un mal chiste, un papelón. No iba a cantar el tema de Wilco. Me metí la mano en el bolsillo. Allí encontré una lista de compras para Burning Man, manuscrita en un papel del trabajo. Del otro lado estaba impreso un listado de localidades de la provincia de Buenos Aires. Eran todas femeninas y de pronto me parecieron hermosas. Cuando me llamaron al escenario rechacé la guitarra y declamé lo siguiente:

“La Amistad, La Amorilla, La Angelita, La Armonía, La Aurora, La Azotea, La Azotea Grande, La Azucena, La Barquita, La Barrancosa, La Beba, La Bicha, La Blanca, La Bolsa, La Brava, La Calabria, La California Argentina, La Campana (Saladillo), La Carlota, La Carreta, La Catalina, La Cautiva, La Central, La Colmena, La Colorada Chica, La Colorada (Azul) —acá me tenté pero me mordí los labios y seguí—, La Constancia, La Copeta, La Cotorra, La Dorita, La Dulce —a esta le puse énfasis—, La Emilia —acá me aburrí del orden alfabético y salteé algunas hasta llegar a otras que me gustaban especialmente—, La Fortuna, La Gloria, La Gracielita, La Herminia, La Lucila, La Lucila del Mar, La Negra, La Nélida, La Nevada, La Nueva Hermosura, La Pochola, La Querencia, La Rabia, La Razón, La Reja, La Yesca, Las Cuatro Hermanas, Las Cuatro Puertas”.

Me detuve. Hubo algunos tímidos aplausos. Me bajé del escenario sintiendo que había salvado mi dignidad. Todavía guardo ese papel.

La mugre (sudor y polvo) se acumulaba sobre mi piel, que empezaba a picarme. Tenía que bañarme, y el agua de nuestro campamento no alcanzaba. Junté coraje y fui al “Human Carcass Wash”. El mecanismo era el siguiente: primero te sacabas la ropa (toda) y la dejabas en un piloncito. Después te ubicabas en una de las dos filas paralelas formadas por los “lavadores” (de ambos sexos y de todas las edades). Por el pasillito que quedaba en el medio iban avanzando lentamente los “lavados”. A los lavadores nos tocaba primero enjuagar con mangueras y regaderas a los lavados, que estaban ya egresando del mecanismo. Al rato ascendíamos un puesto (avanzábamos en la fila, en mi caso hacia la derecha) y nos daban jabones y esponjas para que laváramos pies y piernas; luego lavábamos caderas, ingles y torsos, finalmente lavábamos brazos y cabezas. Así llegábamos al final de la fila de lavadores y, cumplido nuestro deber, íbamos ingresando de a uno en la fila central, la de los lavados. El orden se invertía: ahora nos lavaban a nosotros la cabeza y comenzábamos a avanzar posiciones en sentido contrario, mientras el jabón descendía por el cuerpo, hasta ser eyectados, limpitos y perfumados.

La experiencia resultó increíblemente natural. No se cumplieron ninguna de las fantasías: ni excitación, ni asco, ni vergüenza. Salí relajado, impecable.

Había escuchado hablar de Burning Man en 2001 y desde entonces deseaba ir. Yo siempre fui entusiasta de los proyectos utópicos. De chico diseñaba ciudades ideales (¡que también eran circulares!). De un lado de la hoja hacía el plano y del otro anotaba las leyes que regirían la polis. Durante otra etapa de mi vida me dediqué a crear un país perfecto que planeaba instaurar en la Península de Valdés. Aún guardo planos detallados de esa quimera.

A los diecisiete años pude vivir un mes en un kibbutz y ser testigo de un experimento socialista en pequeña escala y del ejercicio de la democracia directa. También me hice fanático del videojuego Simcity ya en su primera versión, creando metrópolis con grandes espacios verdes, y con zonas comerciales, industriales y residenciales bien distribuidas. A medida que aprendía los trucos del juego subía mi índice de popularidad. Una vez casi pierdo un vuelo New York-Buenos Aires por no abandonar un partido.

Y, finalmente, me atrapó la filosofía: la República de Platón, el Estado de Hegel, el marxismo, lecturas que ayudaban en mis balbucientes intentos por encontrar la fórmula de la sociedad perfecta. Como además me gusta ver minas en tetas, no podía ser indiferente a una propuesta como Burning Man.

Desconfío de los estereotipos con que los argentinos solemos desvalorizarnos. No creo que seamos los campeones de la chantada, ni los únicos que gritan o que no respetan las normas de tránsito.

Una tarde nos detuvimos con mi mujer y mi hija para sacarnos unas fotos frente a unas esculturas sorprendentes, una especie de animales fantásticos y multicolores. Y entonces nos habló una persona que había reconocido nuestro acento: “Papá, correte un cacho, que acá estábamos nosotros primero sacando fotos, y me las estás arruinando”. No pude evitar responder con la misma retórica mediocre: “Bueno, hermano... mirá que es grande el desierto, eh, ¿por qué no sacás la foto apuntando para otro lado?”. “Nananá”, me respondió. “Acá estábamos nosotros primero y ustedes pueden sacarse sus fotos cuando terminemos nosotros, ¿ok?”.

El conflicto no pasó a mayores pero me amargó un poco la semana constatar que la única interacción patotera, canchera y amarreta hubiera sido con un compatriota.

Mientras uno se prepara para Burning Man debe conseguir equipo de camping y mascarillas que hagan tolerables las tormentas de polvo volcánico del desierto, comida y agua para una semana, ropa apropiada para los cuarenta grados del mediodía y las temperaturas bajo cero de la noche, linterna, bicicleta y un medio de transporte hasta Black Rock City (que está en el medio de la nada, a tres horas en auto desde la deprimente ciudad de Reno, una copia trucha de la ya trucha Las Vegas). Pero también hay que involucrarse con un campamento o una tribu, preparar el personaje y elegir los regalos que uno va a llevar. Porque nadie llega con las manos vacías. En nuestro caso, armamos unos simpáticos “mate-sets” con una calabacita, bombilla, medio kilo de yerba y un manualcito en inglés sobre cómo tomar mate. Llevamos treinta y cinco.

Todo se regala. Los seminarios, los tragos, las fiestas, los shows, la comida. Todo es gratis. En Burning Man, uno da lo que tiene y recibe de otros; uno es lo que ofrece. Cuanto mayor es el desprendimiento con el que damos, más fuertes son las reacciones emocionales que generamos en los demás. Es el potlatch. Mi hija lo entendió rápidamente y aprendió a pedir golosinas (candy!) a cada persona que conocíamos. Recibió demasiadas. Una chica que no tenía caramelos que donar le fabricó la caña de pescar: un cartelito que decía “My name is Lola and I want candy” y que mi hija se colgó del cuello. Los resultados fueron óptimos.

Alguna vez leí que Black Rock City tiene las mismas cosas que cualquier otra ciudad (museos, boliches, estudios de yoga), apenas con un par de diferencias: está en el medio del desierto, no se usa dinero y rebosa de creatividad. Burning Man es una versión posible del paraíso que misteriosamente funciona. Pero no nos equivoquemos: la economía del regalo que el festival instaura no es el futuro, no es la superación del capitalismo. Tampoco es el retorno nostálgico a un supuesto pasado de inocencia. La propuesta, en mi opinión, consiste en tomarnos vacaciones de la sociedad real (a la que los burners llaman “the default world”). Apenas llegás a Black Rock City descubrís que no hay patovicas en la puerta, sino unos voluntarios muy simpáticos que te piden la entrada y te dan la bienvenida y un abrazo. A partir de ese momento, tu estadía en Burning Man es como un tratamiento de desintoxicación: te vas liberando de a poco del tic de sospechar “¿qué me quieren sacar?” ante cada gesto amistoso, te vas sumergiendo en el disfrute del intercambio de objetos, gestos y abrazos, del contacto y el reconocimiento. Empezás a tener ganas de dar lo mejor de vos.

Burning Man te transforma. Hay mucha gente que toma decisiones radicales en ese contexto: cambiar de carrera, de pareja, de país, de forma de vida. La experiencia es liberadora porque cuestiona nuestros hábitos, el modo en que nos acostumbramos a vivir, y a la vez nos revela nuevas posibilidades. Si alguien pudo construir el bellísimo templo gigante por el que estás caminando, totalmente hecho con teclados de computadoras obsoletas y diskettes, por el solo placer de construir algo ¿cuáles son los límites? La libertad te obliga a preguntarte quién sos.

Hay que decir, también, que Burning Man es administrado por Black Rock LLC. En otros términos, la dueña de la fiesta es una compañía que pretende ser rentable. No son monjes budistas ni hippies de San Marcos Sierra. Esa empresa es responsable de proteger el espíritu de lo que sucede en la fiesta, pero también debe tomar decisiones comerciales por las que ha sido criticada muchas veces.

Adentro de este universo paralelo, todo funciona... por ahora. Porque siempre está el peligro de que la fiesta se comercialice demasiado, que los organizadores se vuelvan codiciosos, que el exceso de asistentes termine por desnaturalizar el espíritu comunitario. No hay garantías.

El arte es uno de los protagonistas del festival. Es muy interesante encontrarse con esculturas e instalaciones en este contexto. Hay cientos de obras, muchas de ellas subsidiadas por la Black Rock Arts Foundation. En ese desierto infinito, las piezas se vuelven más cercanas. Las obras están ahí para ser tocadas. Mi hija se hizo experta trepadora de artefactos extraños. Es lo contrario de lo que sucede en el ambiente claustrofóbico de los museos, donde un guardia y una soga son la zanja que nos separa de la obra intocable, sin contexto, incrustada sin más en nuestro presente.

Lo que pasa con los aparatos pasa también con la gente. Uno puede hablar con quien quiera. Todos te responden, todos tienen tiempo y están de buen ánimo. Y, como ya lo mencioné, se ven muchas minas en tetas. Eso también suma alegría, pero hay un límite: las tetas no están ahí para ser tocadas. No sin consentimiento.

La última noche quemamos todo. El ritual comenzó con la danza frenética de ochocientos bailarines con antorchas acompañados por cuatrocientos percusionistas. Después hubo fuegos artificiales; y después se incendió, como todos los años, la figura de unos treinta metros de alto de un hombre, ubicada en el centro exacto de la ciudad. Finalmente, ardieron los templos y las esculturas. Fue la culminación de la catarsis.

Al día siguiente emprendimos la retirada, más livianos, más felices. Transformados.

▣ Publicado el lunes 18 de abril, 2011

  • Twitear
  • Imprimir

  • 28 comentarios
    SU PALACIO
    14/07/2014 a las 20:50
    mi utopia es la que voy a encontrar en este desierto.lo voy a vivir al 100%
    aunq mi sueño en esta vida dure 7 dias.sentire q lo vivi.q lo cumpli! alla vamossss!!!
    gaitan
    09/09/2011 a las 19:17
    Gracias por el link. La foto 4 es impresionante.
     Pablop
    09/09/2011 a las 18:28
    Fotos de Burning Man de este año http://www.boston.com/bigpicture/2011/09/
    burning_man_at_25_years.html
     Damián
    07/06/2011 a las 10:26
    Iba a escribir sobre esa misma frase. Creo que ella sola justifica con creces los 13 mangos.
    Flor
    06/06/2011 a las 17:57
    La verdad excelente! Me dió muchas ganas de juntar e irme a la fiesta!!!! El proyecto Venus, de J. Fresco, propone algo similar...economía basada en recursos, fin del dinero. Muy bueno, recomiendo que lo lean.
    Joaquin Hidalgo
    27/05/2011 a las 05:16
    Hay un pueblo que me parece de lo más apropiado. Queda en Catamarca y se llama Londres... creo que un Burning Man en Londres, con psicodelia de cactus y ovnis, sería una fiesta a la que asistir. Yo estuve ahí y garantizo que el lugar está recetado para quemar uno. ;)
    Joaquin Hidalgo
    27/05/2011 a las 05:13
    Suscribo: es flashero ver cómo unos tipos que parecen unos boludos un poco menos rústicos que un tractor, como los granjeros del medio oeste, pueden convivir con unos hippies cancheros que se arman una fiesta así, en la mitad del desierto. No es poca cosa.
    23/05/2011 a las 22:28
    Dice Gustavo Faigenbaum en la nota: "La libertad te obliga a preguntarte quién sos". Disparador de ideas calibre 45 esa frasecita... Te convierte, instantánea/mente, en un auténtico "Burning Man" en llamas.
    Marco Real
    18/05/2011 a las 20:28
    Si no estuviera contado tan bien me hubiera sonado a pura frivolidad norteamericana, de hecho, creo que está muy bien contado pero me suena un poco así igual, de todas formas... dan ganas de resetearse ahí unos días. Saludos y felicitaciones.
    12/05/2011 a las 05:08
    Interesante iniciativa. Me gustó la forma de conatrlo y mostrarlo.
    08/05/2011 a las 04:28
    La terminé de leer sentada en Parque Rivadavia, y me dio una nostalgia infinita. La búsqueda de una sociedad y un lugar utópicos creo que es el objetivo de muchas personas. Mi lugar ideal es Península Valdez, igual que el sueño circular del autor. Creo que no se trata en este caso solamente de pasar una semana alocada, va más allá de eso. Hay maneras mucho más cómodas y tradicionales de acceder a una fiesta. Acá hay normas de convivencia muy hippies y una reminiscencia de los 60' que me encanta. Es que Estados Unidos comprende tantos extremos que es imposible estudiarlo como un todo, sin desgranarlo. Muchas veces dije que odio la cultura yankee, pero me corrijo. La odio desde su gobierno, su terrorismo de Estado, su apelación al consumo desmedido que insulta a los pueblos desnutridos con la obesidad adictiva de Mc y Coke...Pero también reconozco que produjo cosas tan interesantes que vale la pena sacarse prejuicios para conocer. Las series!! el espejo en el que nos vemos reflejados en tantos capítulos de Los Simpsons, las horas de carcajadas invertidas viendo buenos productos, las películas. En mi caso, Ray Bradbury, que cambió mi vida siendo una niña...No, no puedo darle la espalda a la gente que hizo la banda sonora de mi adolescencia. Esta lectura me hizo reflexionar mucho y me hizo desear formar parte, algún día, de este ritual surrealista en el medio del desierto.
    Nacho
    04/05/2011 a las 22:00
    Hombre en llamas, gran película... Dónde se haría en Argentina? La Rioja?
    Jotapé
    02/05/2011 a las 17:28
    Ahora, invierten posta .... yo me lo hacía más improvisado.
    02/05/2011 a las 16:33
    Quiero pasear en bolas en ese desierto!!!!!
    Jotapé
    30/04/2011 a las 01:29
    Uhhh ...linkazo de las "carrozas" de burning man 2010 --> http://thejailbreak.com/2010/08/26/8830/ Ahora TENGO que ir
    29/04/2011 a las 00:19
    Muy interesante este artículo. Un lugar copado para conocer, y resister al menos un par de días. Salud!
    28/04/2011 a las 01:51
    Ah, pero ¿no eran los chinos los que mandaban?
    Andrea
    27/04/2011 a las 17:22
    Muy buena la nota, no me animo ni en pedo a ir, pero que buena idea!!!!
    27/04/2011 a las 16:57
    Yo sabía de Burning Man hace ya un par de años, y siempre tuve curiosidad. Esta nota me agranda muuuucho las ganas de ir, pero hay algo imperdonable: en la introducción a la nota se dice que no se cobra entrada, lo cual no es cierto, para acceder hay que desembolsar 320 dólares!! (http://tickets.burningman.com/) También me he enterado que hay cosas similares en otros países. En Zaragoza, España se hace uno llamado nowhere (http://www.goingnowhere.org/) que puede quedar mucho más cómodo para todos los que viven en Europa. Pero todo esto me hace preguntarme... Me cobran 100 euros en concepto de qué? Ahí dice que me tengo que llevar hasta el agua! No creo que el alquiler del predio y de unos baños químicos justifique tanto, no?
    Er Pibe
    27/04/2011 a las 13:03
    Coincido contigo Interior, los yankis estan muy locos, hace poco leí un articulo en el dominical de El Pais de España donde hacian una cronica sobre unos camping de sexo libre, esto es un camping, familias que acuden a el y ahí se monta la marimorena, la cosa es el intercambio de parejas a tuttiplen, el asunto en sí no me sorprende sé que existen este tipo de cosas, lo sorprendente tal la nota, es que los mismos que intercambian sus parejas acuden fervientemente a misa y la mayoria son de la Asociacion Nacional del Rifle que para quien no conozca lo que es es una asociacion mas nazi que el mismo hitler. El problema con los norteamericanos es precisamente este, su doble moral, su doble etica y por eso se generan allí dioses y monstruos, podemos ver algo como el Burning man y al mismo tiempo el KKK. En fin ahora...¿por que permitimos que manden? ;)
     Interior
    25/04/2011 a las 13:49
    Convengamos: Así como se juntan a volar y jugar al trueque, otros se juntan una semana en el mismo lugar a tirar cohetes, o a disparar todo tipo de armas, o a correr con bólidos, es como quieren tener una super fiesta durante una semana, nada mas, no cambia el mundo...
     Sonia
    24/04/2011 a las 13:04
    Muy buena crónica. Lo que mas me gusta es que de una forma simple y tranquila transmite la locura y vértigo que debés vivir esa semana. Y coincido: Seinfeld+Burning Man+Tarantino son la pulpa de los gringos
    Leo
    22/04/2011 a las 13:07
    Esto si ha sido una revelación
    Damian.
    20/04/2011 a las 12:55
    Se zarparon estos tipos. Me llama mucho la atención cómo los yanquis son capaces de las expresiones conservadoras más asquerosas y a la vez también de cosas como ésta. Me queda la duda, pero intuyo la respuesta, de cómo será convivir una semana EN EL DESIERTO...eso es lo único que me frena. Pero qué propuesta, loco. Qué utopía de unos pocos días. Si puedo algún día me prendo.
    sOren
    19/04/2011 a las 07:26
    Ay madre, el formato es un fracaso. La ley de la conservación de la energía dice que tengo que cambiar de blog, pero como es un tema que hoy discutía prefiero buscar la forma de descargar el PDF.
    Juan Sebastián Olivieri
    18/04/2011 a las 21:38
    ¿En 2012 habrá OrsaIbar en Burning Man?
    18/04/2011 a las 20:25
    Uy, por cierto Pri!!!
    18/04/2011 a las 20:25
    ¡Nunca había oído hablar de este evento y he flipado! Me ha reconciliado con el mundo saber que siempre habrá algo inesperado y divertido. Sorprendente....
    ☝ Volver al inicio de la página
    ✏ Dejar un comentario

    Sobre estas páginas


    Estas páginas pertenecen a la sección «Crónica narrativa» de este blog y aparecieron por primera vez en la versión papel de la Revista Orsai Número 02.

    Podés leer la edición gratuita en PDF, comprarla en su versión de papel o en su versión digital.

    « Anterior

    Siguiente »

    Sobre los autores

    Escribe Gustavo Faigenbaum

    (Buenos Aires, 1966) Se formó fabricando paracaídas a los que arrojaba desde un octavo piso. Es cofundador de la revista gratuita Oblogo y del portal Cyberferia. Licenciado en Psicología (UBA), Doctor en Filosofía (New School) y autor de dos libros: Children’s Economic Experience y Conversaciones con John Searle.

    Gustavo Faigenbaum en Orsai

    Ilustra Gerry Garbulsky

    (Buenos Aires, 1966) Cofundador de Oblogo (oblogo.com), la revista de los blogs de internet. Es científico (Licencia-do en Física de la UBA y Doctor en Ciencia de Materiales del MIT) y hombre de negocios (The Boston Consulting Group). También dirige la encarnación en la Argentina de TED (tedxriodelaplata.org).

    Gerry Garbulsky en Orsai

    ¡Ya a la venta!

    REVISTA BONSAI N3
    Edición Mundial 2014

    La última edición de BONSAI viene con poster de regalo y un montón de cuentos e historietas. En tu casa inmediatamente, sin gastos de envío.

    Pack Orsai 2011

    848 páginas (ENE-DIC 2011)

    4 ejemplares. Edición limitada firmada por el Editor. Envíos a todo el mundo con gastos de envío incluidos.

    Pack Orsai 2012

    924 páginas (ENE-DIC 2012)

    6 ejemplares. Edición limitada firmada por el Editor. Envíos a todo el mundo con gastos de envío incluidos.

    Pack Orsai 2013

    888 páginas (ENE-DIC 2013)

    6 ejemplares. Edición limitada firmada por el Editor. Envíos a todo el mundo con gastos de envío incluidos.



    2004-2015, Hernán Casciari | Editorial Orsai SL, Narcís Monturiol, 5. Sant Celoni, Barcelona. | Editorial Orsai SRL, Calle 62 Nº 441, La Plata, Buenos Aires.
    Index | Orsai Blog | Orsai Tienda | Road Movie | Orsai Digital | Alertas y RSS | Todos los comentarios | Aviso legal | Contactar